¿Te llamamos?

Es absolutamente recomendable hacer una buena revisión del estado de los neumáticos, no sólo por un tema de seguridad en carretera, sino también para evitar pinchazos, ahorrar combustible y alargar la vida útil de los mismos.

Como ya es sabido, los neumáticos son el punto de contacto del coche con el asfalto y, por lo tanto, un elemento importantísimo de seguridad, que conviene siempre tener en buen estado. Os mostramos los 5 puntos básicos a revisar en un neumático de automóvil, una operación que debería hacerse con una cierta periodicidad y sobre todo, antes de emprender un largo viaje de vacaciones o de negocio.

1. Revisar la presión del neumático

Una operación muy simple, y que desafortunadamente descuidamos en exceso, es la revisión de la presión de aire del neumático. Con el tiempo y el uso, esta presión desciende y condiciona el funcionamiento del neumático. Con una presión baja, los flancos del neumático trabajan forzados, el neumático se deforma y puede sufrir un desgaste prematuro. Con una presión de aire por debajo de lo estipulado también se incrementa el consumo de combustible, al haber mayor fricción del neumático sobre el asfalto. Y al contrario, circular con una presión demasiado elevada compromete el agarre del neumático al asfalto.
Es recomendable revisar la presión de aire de todos los neumáticos del coche (incluida la rueda de repuesto, si lleva) una vez al mes. Hay que verificar la presión en frío y colocar la cifra que recomienda el fabricante, en función de si viajamos de vacío o cargados de personas o equipaje. En una etiqueta en el marco de la puerta del conductor o en la tapa del combustible suelen estar indicadas las presiones recomendadas. En su defecto, hay que consultar el manual de entretenimiento del coche.

2.Controlar el desgaste de la banda de rodadura

Todos los neumáticos llevan un indicador de desgaste, que aparece cuando el grosor de la banda de rodadura desciende hasta un nivel que se considera inadecuado para garantizar la seguridad. Este indicador, que suele ser un pequeño taco de goma de 1,6 mm. de altura (la profundidad mínima legal) está en la propia banda de rodadura, generalmente en las ranuras más anchas del dibujo. Si ese indicador se ve, quiere decir que la profundidad de la banda de rodadura ha llegado al límite, y no es suficiente para evacuar el agua, por lo que el aquaplaning puede aparecer antes de lo esperado. La profundidad del dibujo, que se establece en 1.6 mm. como límite, tambien influye sobre el frenado, la adherencia y la estabilidad.

3. Chequear el estado de la cubierta del neumático

En ocasiones puede ocurrir que tenemos un clavo o cualquier otro objeto insertado en la banda de rodadura y no somos conscientes de ello, o bien porque el neumático no llega a perder presión o porque la pierde con mucha lentitud. Por ese motivo, es importante revisar visualmente, de vez en cuando, el estado de la banda de rodadura, para detectar posibles objetos, protuberancias producidas por un fuerte golpe o alguna otra deformidad.

4.Controlar el desgaste uniforme de la banda de rodadura

A veces ocurre que un neumático puede verse correctamente desde la parte externa del vehículo, en uno de sus lados, y estar totalmente desgastado en su parte interna, fruto de un desequilibrio producido por un desalineado de las ruedas o un desgaste irregular de los amortiguadores. Por ese motivo, es importante revisar bien todo el ancho de la banda de rodadura para detectar desgastes poco uniformes. Un desgaste no uniforme indicarían que el neumático debe sustituirse y que deber procederse a un correcto alineado de los elementos de la suspensión y dirección.

5. Revisar la edad del neumático

No hay un consenso sobre cual es la duración temporal de un neumático, ya que depende de si ha estado o no a la intemperie dependiendo de si el coche duerme en la calle o en garaje,, si se ha expuesto a cambios bruscos de temperatura, si ha rodado con la presión adecuada… el envejecimiento del neumático depende de estos y otros factores. No obstante, se estima que entre 5 y 10 años desde su fabricación, el neumático puede empezar a perder propiedades. El caucho se endurece, y la adherencia al asfalto es menor. A partir de los 10 años sería obligada una revisión mucho mas exahustiva, en cualquier caso, aunque el neumático mantenga en buen estado el dibujo de su banda de rodadura. Para conocer la edad del neumático, hay que consultar la indicación que hay en uno de sus flancos, en el que se señala el año y semana de fabricación.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad