¿Te llamamos?

Neumaticos de nieve, consejos para conducir con seguridad All seasons Neumaticos de invierno Neumaticos 4 estaciones Ruedas de nieve Ruedas de invierno

La pérdida de adherencia con el asfalto es uno de los peligros con el que podemos encontrarnos los conductores cuando conducimos con hielo o nieve. Por fin llegó el frío y hay que estar preparados para ponernos al volante ante circunstancias climatológicas adversas. En este artículo te vamos a dar interesantes consejos para conducir con hielo y nieve.

Unos neumáticos en buen estado son claves para garantizar el mejor agarre pero también te ayudará a no deslizar el ABS o freno antibloqueo, el control de tracción, el ESP o control de estabilidad… Si tu coche cuenta con ayudas a la conducción, ¡úsalas!

Consejos para conducir con hielo o nieve

La mejor recomendación que podemos darte es no coger el coche cuando las carreteras están nevadas o con hielo o hay previsión de que así sea. Y si no tienes más remedio, atent@ a esos consejos:

Aumenta la distancia de seguridad. Los expertos recomiendan aumentarla en cuatro veces con respecto a la distancia habitual. Recuerda que con el pavimento mojado disminuye el coeficiente de rozamiento y aumenta significativamente la distancia de frenada.

– Todas las maniobras hay que realizarlas con mucha más suavidad y de manera progresiva, sin brusquedades.

– No hay que frenar sino levantar suavemente el pie del acelerador y dirigir el volante hacia el lado al que se desvía la parte trasera del coche.

En el caso de que se acumule mucha nieve lo más recomendable es circular por las roderas que haya dejado otro vehículo y a baja velocidad. En cambio, si la nieve no es muy abundante es mejor circular junto a las roderas pero no por encima.

Con las cadenas puestas no superes los 50 km/h ni circules por terrenos sin nieve o hielo.

Si tu coche tiene ABS: la frenada debe hacerse con la máxima potencia para que la capacidad del neumático con poca adherencia sea máxima.

Si tu coche no tiene ABS tendrás que intentar llegar al máximo de la frenada pero poniendo cuidando para que no se bloquee el neumático. Conocer este límite sólo es posible con formación práctica y experiencia, por lo que, si tienes la oportunidad, siempre es recomendable hacer un curso de conducción.

En un puerto de montaña con hielo o nieve

En un puerto de montaña con pendientes ascendentes y descendentes hay que extremar aún más la atención.

– Los descensos deben realizarse a velocidad constante y con una marcha lo más reducida posible que evite que el vehículo se embale.

Si necesitamos frenar más lo mejor es utilizar el freno de servicio que actúa sobre todas las ruedas.

– Ten en cuenta que en el caso de que estemos ascendiendo, una frenada puede aumentar la posibilidad de subviraje (el eje delantero pierde adherencia) y terminar con el vehículo en sentido contrario. Para evitar el subviraje tenemos que dejar de acelerar para llevar algo más de peso al eje delantero y aumentar el agarre.

Las curvas deben tomarse acelerando y manteniendo una velocidad constante.

– Presta especial atención al salir de un túnel para adaptar la conducción a las condiciones meteorológicas.

– Y no olvides equipar tu vehículo con cadenas o neumáticos de invierno.

En estos enlaces te doy más información práctica para viajar en invierno con más seguridad:

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad