¿Te llamamos?

Reparación de pinchazos

Hay muchas formas de salir airoso y asegurarte que puedes continuar la marcha tras sufrir un pinchazo, desde la propia rueda de repuesto, ya sea de tamaño normal o de emergencia, hasta los neumáticos runflat que permiten rodar sin aire sobre la propia cubierta durante unos kilómetros.

También están los kit con espuma sellante, e incluso existen algunos kits portátiles de reparación de pinchazos. Pero, sea cual sea el sistema que utilicemos, si tenemos la mala suerte de sufrir un pinchazo, ¿es seguro reparar un neumático pinchado para seguir utilizándolo en nuestro vehículo?


Pinchazos: no todos son reparables

En principio depende del tipo de pinchazo… y de cómo se lleve a cabo la reparación del mismo. Es más, existen algunos fabricantes que sólo admiten que un neumático reparado tras un pinchazo mantenga su índice de velocidad sólo si se sigue el proceso de reparación recomendado por el propio fabricante del neumático y realizado por un profesional.Un pinchazo puede producirse por muchas causas, pero la mayoría se deben a clavos, tornillos o cualquier otro objeto punzante. Normalmente se puede reparar sin problemas para seguir utilizando el neumático con seguridad pinchazos que provoquen orificios de hasta 6 mm de diámetro en la banda de rodadura. Si el orificio que queda al retirar el objeto que ha provocado el pinchazo es mayor, no se recomienda reparar y seguir utilizando el neumático.

Si el pinchazo es en la zona de los flancos el límite para una reparación segura son orificios de hasta 3 mm de diámetro como máximo en neumáticos con código de velocidad hasta T (190 km/h), y se desaconseja su reparación en neumáticos de códigos de velocidad superiores o en neumáticos runflat.

En cualquiera de los casos, si nos hemos dado cuenta del pinchazo y hemos podido parar el vehículo a tiempo para que el neumático no sufra daños, la mejor forma de reparar un pinchazo son los denominados PRP, o Parches de Reparación Perforación, también conocidos como parches «tipo seta» que requieren de herramientas especiales para preparar la cubierta por dentro alisando la perforación y cepillando la zona en la que se va a introducir el PRP.

Si los orificios se producen por cualquier otra causa y son mayores de estas dimensiones, la reparación ya no se realiza como si fuera un pinchazo, sino que se utilizan parches especiales y productos en caliente autovulcanizantes. Los límites máximos aconsejables para reparar la «herida» en este caso son de hasta 15 mm en la zona de la banda de rodadura, y de hasta 60 x 10 mm (o 35 x 20 mm), aproximadamente, si es en la zona del flanco, pero sólo se aconseja realizar reparaciones de este tipo en neumáticos con código de velocidad inferior a H (210 km/h)

Obligatorio si pinchas: pasar por un taller especializado en neumáticos

Pero la clave principal, aparte del tipo de pinchazo en sí, es el tiempo que el neumático circule sin aire antes de darnos cuenta de que hemos pinchado. Es importantísimo por lo tanto parar cuanto antes, los sistemas de control de presión de neumáticos son una gran ayuda en este sentido, y siempre buscando un sitio seguro pues no hace falta recorrer muchos metros con el neumático desinflado para que se produzcan daños internos en la estructura del mismo que no son apreciables a simple vista.

En Rodamón neumáticos de ocasión, somos profesionales de la reparación de neumáticos

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad