¿Te llamamos?

La presión de los neumáticos es super importante, tanto para la seguridad como para el mantenimientos de las ruedas

El formato del adhesivo suele variar de unos coches a otros, en función del fabricante, pero siempre tiene una serie de elementos comunes.

Llevar las ruedas hinchadas a la presión correcta es importante por muchos motivos. El principal es la seguridad, porque así se asegura la mejor tracción y capacidad de frenado del coche. Pero también es relevante para evitar pinchazos por un desgaste irregular del neumático o para conseguir mayor eficiencia en la conducción.

Ahora bien, ¿cuál es la presión adecuada para un neumático? En términos generales se suele indicar una presión de entre 2 y 2,5 bares, pero se trata de una recomendación genérica y poco precisa, pues la cifra ideal varía en función del coche e, incluso, de su motorización, de las ruedas que lleve o del uso que se le esté dando al automóvil.

Para saber cuál es la presión a la que tienen que ir las ruedas hay que buscar una pegatina que contiene toda la información que puede estar ubicada en varios lugares.

Es común que se encuentre en el marco de la puerta del conductor o en la propia puerta, por lo que al entrar o salir del coche es fácil identificarla. Otra opción es que se sitúe en el interior de la tapa del depósito. Además, donde aparece sí o sí es en el manual de usuario del vehículo.

Cómo es la pegatina que indica la presión de los neumáticos

El formato del adhesivo suele variar de unos coches a otros, en función del fabricante, pero siempre tiene una serie de elementos comunes. Lo primero es que indica los distintos tipos de neumáticos que puede montar ese modelo de coche en concreto, con toda la información correspondiente sobre sus medidas.

En función de cada uno, a su lado aparecerá cuál es la presión óptima para las ruedas, distinguiendo entre las delanteras y las traseras, pues cada eje soporta un peso distinto.

La presión se muestra con dos medidas diferentes.

La primera son los bares, en formato de dos dígitos y que suelen oscilar entre los 2,0 y los 3,0 a lo sumo, aunque pueden superar este límite máximo.

La segunda son los PSI, es decir, libras por pulgada cuadrada, un estándar de medida empleado en Estados Unidos. En los coches europeos, hay que hacer caso a los primeros guarismos, pues los puntos de aire de las estaciones de servicio registran la presión en bares.

Por último, para un mismo tamaño de rueda, la pegatina mostrará distintas presiones en función de cómo se esté utilizando el coche. Así, si solo van a ir una o dos personas se establecen presiones inferiores, mientras que si el coche va a ir lleno y con equipaje se recomiendan otras superiores para aguantar mejor el peso añadido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad