¿Te llamamos?

Luz de presión de neumaticos, control remoto de presión de las ruedas

La conducción autónoma es una tecnología capaz de revolucionar el transporte y la movilidad, ya que los automóviles, autobuses, camionetas y camiones potencialmente podrán llegar a un destino sin una persona al volante. Este escenario plantea algunas incógnitas: ¿quién garantizará el correcto funcionamiento del vehículo? ¿Y quién se encargará de controlar la presión de los neumáticos, tal vez en una flota con docenas de vehículos?

Una respuesta proviene del fabricante japonés de neumáticos Falken, que presentó un sistema de monitoreo remoto de presión. Tener neumáticos a la presión correcta ayuda a mejorar la seguridad y el consumo de combustible.

La tecnología se basa en el sistema de monitoreo de presión de los neumáticos (abreviado como TPMS), un sistema de monitoreo de presión que informa al conductor, a través de una luz de advertencia en el tablero, cuando un neumático está más desinflado de lo normal; en Europa, el TPMS es obligatorio para todos los automóviles nuevos a partir del 1 de noviembre de 2014.

Falken ha utilizado el tipo indirecto TPMS, que se aproxima al valor de la presión de los neumáticos utilizando datos del ABS. El TPMS se comunica por bluetooth con el sistema informático del automóvil, que a su vez «dialoga» con la estación GRANTS, un centro de investigación en Japón especializado en la supervisión de los medios de transporte más avanzados; Finalmente, la tarea de GRANTS es alertar a la persona a cargo de la inflación de los neumáticos, que también puede ser parte de un servicio «a domicilio».

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad