¿Te llamamos?

Neumáticos Michelín Ruedas Michelín Neumaticos baratos Michelin Neumaticos usados Michelin Ruedas de ocasión Michelín

La marca francesa demuestra con sus productos que existen diferencias significativas en un componente que, a simple vista, parece no presentarlas.

Es difícil entender un vehículo terrestre a motor sin ruedas. Los neumáticos, en consecuencia, son componentes esenciales para la movilidad pasada, presente y futura.

En tales circunstancias, una empresa líder de esta industria como Michelin no podía faltar en la primera edición de los Premios del Motor convocados por PRISA Media.

Michelin tiene el reconocimiento general de los usuarios por la calidad de sus neumáticos, su tecnología, la seguridad y el rendimiento. Es el fruto de más de un siglo de investigación y desarrollo, una búsqueda constante de la excelencia en un producto que, estéticamente, presenta escasas diferencias entre distintas propuestas. Sin embargo, nada más lejos de la realidad: las diferencia quizá no se aprecien, pero se siente y, en ocasiones, se sufren.

Un neumático es un componente mucho más tecnológico de lo que pudiera parecer en principio. Michelin invierte más de 680 millones de euros anuales en investigación, que se traduce en neumáticos capaces de asegurar sus prestaciones desde el primer kilómetro hasta el último de su utilización. Sus compuestos son más resistentes al desgaste, por lo que duran más y exigen periodos de reemplazo más largos.

Por si todo ello fuera poco, desde hace tiempo la sostenibilidad y el impacto medioambiental se encuentra entre las prioridades de la compañía francesa. Lo explica Florent Menegaux, presidente de Michelin: “Nuestra visión de futuro se basa en una convicción: el 100% de los materiales utilizados por el grupo serán sostenibles, es decir, a partir de materia prima reciclada o renovable y no procedentes del petróleo”.

Los aspectos en los que se concreta esta declaración de principios son varios. Desde el uso de materias primas de origen renovable a proceso de fabricación con el menor impacto en emisiones, pasando por el aspecto fundamental del propio uso de los neumáticos una vez montados en los vehículos.


Resistencia a la rodadura

En este último sentido, se debe considerar que la resistencia a la rodadura es uno de los principales factores que influyen en las emisiones de CO2 a la atmósfera. Esto quiere decir que cuanto menor sea el rozamiento , se requiere un menor consumo energético y, como consecuencia, se generan menos emisiones de gases.

En otras palabras, por cada litro de combustible no consumido, el ambiente se ahorra cerca de 2,66 kilos de CO2. Y esto ha significado un ahorro de casi 14 millones de litros de carburante y 35 millones de toneladas menos de CO2, lo que significa un 40% de reducción.

Como objetivo concreto, Michelin se plantea que en 2030 la eficiencia de sus neumáticos haya mejorado un 10% respecto a 2020, teniendo en cuenta que se parte de un nivel ya muy exigente en este sentido. Para ello sus productos deberán ser más duraderos, garantizado un buen comportamiento en todo su ciclo de vida, además de poder ser recogidos y valorizados al final de su ciclo de utilización.


El coche eléctrico

Otro de los desafíos principales de Michelin pasa por mantenerse como protagonista en la nueva movilidad eléctrica. Son productos que se enfrentan a exigencias particulares, como un mayor peso de los vehículos, fuertes aceleraciones, la nula sonoridad del motor y la contribución a la autonomía de las baterías.

Productos como el Michelin e.PRYMACY mejoran la eficiencia energética de los coches eléctricos. En concreto, se calcula que la autonomía con su uso aumenta hasta un 7%, lo que se traduce en 30 kilómetros añadidos para un vehículo con un alcance de 400 kilómetros.

Incluso en el caso de coches deportivos y de altas prestaciones existen opciones en el catálogo de la marca; es el caso del Pilot Sport SV, el primer desarrollo para coches sin emisiones de carácter deportivo, desarrollado gracias a la experiencia acumulada en la Fórmula E.

Todo ello se traduce en que Michelin equipe de origen a la mitad de las marcas que producen automóviles eléctricos, colaborando con marcas tan reconocidas como Porsche, Tesla, BMW, Mercedes, Ford, Hyundai… Siempre al servicio de los conductores, con el objetivo de ofrecer los neumáticos más apropiados para cada tipo de utilización, combinando en su justa medida comportamiento, duración, seguridad y un precio aquilatado a todas esas cualidades.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad