¿Te llamamos?

Neumaticos con clavos para nieve o es mejor un neumaticos de invierno, o cuatros estaciones Neumaticos all seasons de ocasion Neumatc¡icos de invierno de segunda mano Neumaticos para nieve usados, o con poco uso y con garantia

La llegada del invierno en las zonas donde más se deja sentir, trae consigo el endurecimiento de las condiciones ambientales que pueden complicar nuestra conducción. Hablamos de carreteras heladas y nevadas copiosas, con la dificultad que supone para la adherencia del coche a la calzada, sobre todo en las zonas más transitadas, en las que la nieve se ha compactado, creando así una capa dura y deslizante.

Si eres uno de esos conductores que tienen que enfrentarse a estas inclemencias meteorológicas, es posible que en algún momento te haya asaltado una duda: ¿comprar neumáticos de invierno buenos o mejor optar por neumáticos de clavos? Trataremos de resolver tus dudas, anticipando que no hay respuesta correcta o incorrecta: todo va a depender de lo que necesites y de la regulación vigente.


Neumáticos de clavos vs. neumáticos de invierno: comparativa

Es cierto que comprar neumáticos de clavos no es la opción más popular en países como España, donde las zonas de invierno riguroso no son tan extensas como en países de latitudes más frías, como en los países de Escandinavia o Canadá, por mencionar algunos ejemplos.


¿Qué son los neumáticos con clavos?

Pero empecemos por lo más básico, explicando por qué se caracteriza un neumático de clavos. Estas serían sus principales características:

  • Clavos metálicos: la característica más distintiva de estas ruedas es la presencia de pequeños clavos metálicos incrustados en la banda de rodadura. Estos clavos suelen ser de acero o una aleación de metal y están diseñados para sobresalir ligeramente de la superficie del neumático.

  • Mejora de la tracción en hielo: los clavos proporcionan un agarre adicional al penetrar en la superficie helada, lo que aumenta la tracción en condiciones de conducción sobre hielo o nieve compacta.

  • Diseño especial de la banda de rodadura: además de los clavos, estos neumáticos suelen tener un diseño de banda de rodadura optimizado para condiciones invernales, con surcos profundos y patrones específicos para manejar mejor la nieve y el agua.

  • Compuesto de goma flexible: están fabricados con un compuesto de goma que permanece flexible a bajas temperaturas, lo que ayuda a mantener el contacto con la carretera en condiciones frías.

  • Uso estacional y regulado: su uso es principalmente estacional, adecuado para el invierno. Además, en muchas regiones, el uso de neumáticos con clavos está regulado por ley, limitando los meses en que pueden ser utilizados y en qué condiciones.

  • Ruido y desgaste del pavimento: las ruedas de clavos pueden ser ruidosas y tienen el potencial de causar más desgaste en las carreteras pavimentadas.

  • Ventaja en condiciones extremas: son especialmente útiles en regiones con inviernos severos y donde las carreteras suelen estar cubiertas de hielo, ofreciendo ventajas de seguridad significativas en estas condiciones.


Neumáticos de invierno: características

Y aunque en España estamos más familiarizados con el neumático de invierno, no está de más recordar por qué se caracterizan:

  • Compuesto de goma especial: están hechos de un compuesto de caucho más suave que se mantiene flexible a bajas temperaturas. Esto permite que el neumático se adhiera mejor a la carretera en condiciones frías, a diferencia de los neumáticos de verano o todo tiempo, que pueden endurecerse.

  • Diseño de banda de rodadura óptimo: presentan un patrón de banda de rodadura único diseñado para manejar nieve, hielo y agua. Los surcos profundos y el diseño de la banda ayudan a expulsar la nieve y el agua, reduciendo el riesgo de aquaplaning

  • Laminillas en la banda de rodadura: contienen numerosas laminillas pequeñas y finas en los bloques de la banda de rodadura. Estas laminillas crean aristas adicionales para mejorar el agarre en nieve y hielo.

  • Rendimiento en varias condiciones de invierno: aunque son ideales para la nieve y el hielo, también ofrecen un rendimiento superior en carreteras frías y secas en comparación con los neumáticos de verano.

  • Uso estacional: están diseñados para ser usados en el invierno o en temperaturas por debajo de los 7°C. Fuera de estas condiciones, su desgaste puede ser más rápido y su rendimiento puede no ser óptimo.

  • Marcas de certificación: suelen tener marcas específicas como el símbolo de copo de nieve y montaña, indicando que han sido probados y certificados para rendimiento en condiciones de nieve severa.

Entre las marcas más destacadas de ruedas de frío, tenemos a Michelin PirelliContinental, tres de los fabricantes más reconocidos que cuentan con productos de máxima garantía para afrontar las inclemencias meteorológicas invernales.


Neumáticos de clavos: ¿alternativa a neumáticos de invierno?

Entonces, ¿ruedas de clavos o ruedas de invierno? Si ponemos ambos neumáticos frente a frente, una comparativa neumático de clavos – neumático de invierno, podríamos obtener este resultado:

Presencia de clavos:

  • Neumático de clavos: contienen clavos metálicos incrustados en la banda de rodadura.

  • Neumáticos de invierno: no tienen clavos; su tracción se debe a su diseño de banda de rodadura y compuestos de goma.

Diseñados para:

  • Ruedas de clavos: específicamente para hielo y nieve compacta.

  • Neumáticos de invierno: variedad de condiciones invernales, incluyendo nieve, hielo, y bajas temperaturas.

Tracción:

  • Neumáticos de clavos: ofrecen tracción superior específicamente en hielo.

  • Neumáticos de invierno: buen rendimiento en una gama más amplia de superficies invernales.

Daño a la carretera:

  • Neumáticos de clavos: pueden dañar el pavimento, especialmente en carreteras sin hielo o nieve.

  • Neumáticos de invierno: menos dañinos para las carreteras.

Ruido y confort:

  • Neumáticos de clavos: generan más ruido al conducir.

  • Neumáticos de invierno: generalmente más silenciosos y cómodos.

Regulaciones legales:

  • Neumáticos de clavos: su uso está restringido o prohibido en algunas regiones.

  • Neumáticos de invierno: menos restricciones y ampliamente aceptados.


Elegir entre una rueda de clavos y una rueda de invierno

Ahora que ya sabes más sobre ambos tipos de neumático de nieve, tendrás que evaluar qué aspectos pueden influir en tu decisión de montar uno u otro en tu coche.

Piensa en las condiciones ambientales de tu región: si vives en un área donde las carreteras están frecuentemente cubiertas de hielo denso o nieve compacta, las ruedas de clavos pueden ofrecer una tracción superior. Sin embargo, para inviernos con nieve esporádica o en condiciones más mixtas, los neumáticos de invierno son suficientemente eficaces y causan menos daño a las carreteras.

Tu estilo de conducción también juega un papel importante; si conduces con frecuencia en condiciones extremas y valoras una mayor seguridad y agarre sobre el hielo, los neumáticos de clavos podrían ser la mejor opción. Por otro lado, si tu conducción es mayormente en ciudades o carreteras que se limpian regularmente, los neumáticos de invierno ofrecen un equilibrio adecuado entre seguridad y practicidad.

Considera también las regulaciones locales, ya que en algunas áreas el uso de ruedas de clavos está restringido o limitado a ciertas épocas del año.

Por último, ten en cuenta la durabilidad y el costo; mientras que los neumáticos de clavos pueden requerir una inversión inicial más alta y posiblemente un desgaste más rápido en carreteras sin hielo, los neumáticos de invierno suelen ser una opción más versátil y económica a largo plazo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad