¿Te llamamos?

Protege tu coche del frio, vigila los neumaticos, si viajas fuera de España asegurate que te pidan ruedas de invierno, mira el estado de los neumaticos o lleva cadenas para el mal tiempo

Nos encontramos en pleno invierno con las temperaturas bien fresquitas que acompañan estos días. Unas temperaturas que, si no tomamos algunas medidas, pueden hacer mucho daño a nuestro vehículo. Es por este motivo que os vamos a dar algunos consejos para que vuestro coche aguante de la mejor manera posible las bajas temperaturas y las posibles heladas.


Siempre que puedas, aparca en garaje

Hay una gran diferencia entre que el coche esté estacionado en la calle o en un parking o garaje. El simple hecho de estar resguardado del viento, de la lluvia o de la nieve será beneficioso, ya que la temperatura en un parking es un poco más alta que la exterior.

No es lo mismo arrancar un coche a -5 ºC que a 10 ºC, así que dale su tiempo. Arrancar un coche con temperaturas extremas es uno de los momentos en los que el automóvil más sufre. Es importante que antes de empezar a circular dejes el coche al ralentí unos cuantos minutos para que el motor y todos los líquidos (aceite, líquido de frenos, líquido de dirección, etc..) cojan temperatura. Si empezamos a circular con los líquidos muy fríos podríamos dañar algunos componentes.

Durante esos minutos al ralentí, enciende la calefacción y elige la opción de dirigir el aire hacia el parabrisas. Con esto conseguirás darle un poco de temperatura y te ayudará a descongelar el cristal si se ha helado.


Protege el coche con una lona

Para evitar heladas en los cristales y proteger la carrocería del frío extremo, en el caso de que no podamos resguardarlo en un garaje, lo suyo sería cubrirlo con una lona protectora. Ésta evitará que el parabrisas se congele, por ejemplo, y protegerá la pintura de posibles granizadas.

Hay muchos tipos de lonas protectoras, desde las más genéricas, hasta las especiales para condiciones extremas o para un determinado modelo de coche exacto.

Aparcar en un lugar resguardado del viento, en calles estrechas y evitando grandes avenidas, también puede ser beneficioso para nuestro vehículo.


Cuida los limpiaparabrisas

Todos sabemos lo molesto que es comprobar como nuestros limpiaparabrisas no funcionan bien un día lluvioso. Revisa que las gomas estén en buenas condiciones y realiza un test para comprobar que todo está correcto. Si no es el caso, te aconsejo que las cambies por unas nuevas. Te evitarás problemas si te pilla el mal tiempo.

Si vas a aparcar en la calle o en lugares muy fríos levanta los limpias. De esta forma evitarás dos grandes problemas: el primero es la acumulación de nieve en el parabrisas que, debido al peso de ésta, podría dañar o romper los propios limipiaparabrisas. El segundo, es evitar que las gomas endurezcan, se cuarteen y se queden pegadas al cristal si hay heladas.

También es importante controlar que el depósito del líquido del limpiaparabrisas está lleno y con un líquido específico antiheladas de varios grados negativos. Si usamos agua y jabón, como hace mucha gente, se congelará y no servirá para nada.


Cuidado con la batería

Por lo general, la vida útil de una batería va de los 4 a los 6 años. A las baterías no les gusta el frío y son uno de los elementos que más sufre las bajas temperaturas. Si una batería no está en buenas condiciones, es posible que con el frío pierda toda su eficacia, se descargue y pierda la capacidad de recuperarse.

Si sospechas que la batería de tu coche no está en condiciones óptimas, mejor cambiarla. No vaya a ser que deje de funcionar en el peor de los casos y tengas un serio problema.


¿Cerradura congelada?

Parece una broma pero es un problema más habitual de lo que pensamos. Se ha congelado la cerradura, el tirador de la puerta o el mecanismo de apertura y no podemos acceder al coche. ¿Qué hacer? Hay solución…

Podrás descongelarla con alcohol o incluso con un secador si tienes acceso a un enchufe. También venden unos sprays para evitar estos casos que funcionan muy bien. Lo que no debes hacer nunca es utilizar la fuerza. Romperás algo.


Se una persona precavida

Antes de emprender un viaje, a una zona fría por ejemplo, piensa bien qué vas a necesitar. Unas cadenas o fundas para los neumáticos es casi imprescindible si no montamos neumáticos de invierno o unos all-season. Una rasqueta para el hielo de los cristales, una manta por si tuvieras que pasar la noche en el coche, algo de comida, como unas barritas de cereales, y agua, unos guantes impermeables que te ayuden a colocar las cadenas cuando las condiciones son adversas, una linterna, pilas, un paraguas… y no te olvides de revisar aspectos tan importantes como los neumáticos, los frenos o el alumbrado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad