¿Te llamamos?

Multas por no tener seguro del coche aunque esté aparcado, multan por llevar ruedas diferentes en el mismo eje

No es un mito ni una leyenda urbana. Si piensas que al tener tu vehículo estacionado estás libre de preocupaciones legales, te equivocas. Te pueden multar por tener el coche aparcado sin seguro, incluso si no lo estás conduciendo. Es esencial que todos los propietarios de vehículos estén informados acerca de esta normativa y eviten sorpresas desagradables.

El marco legal

La obligatoriedad del seguro

En España, el mandato legal sobre la tenencia de seguros es claro y conciso. La ley estipula que todos los vehículos, ya sean automóviles, motocicletas o incluso caravanas, independientemente de si están en uso o no, deben contar con un seguro obligatorio.

Esta medida no es arbitraria. Un vehículo es una maquinaria pesada que, incluso en reposo, puede convertirse en un peligro. Imagina que un árbol cae sobre tu coche aparcado y, a consecuencia, este se desplaza y golpea a un peatón o a otro vehículo. En circunstancias como estas, el seguro asume responsabilidades que, de lo contrario, recaerían sobre el propietario.

El año pasado, en algunas comunidades autónomas, las autoridades intensificaron las inspecciones y encontraron miles de vehículos sin seguro, lo que subraya la relevancia de estar siempre cubierto. Por ello, te pueden multar por tener el coche aparcado sin seguro, y la realidad es que muchos propietarios desconocen este hecho hasta que enfrentan la sanción.

Las consecuencias de no tener seguro

Las multas

No contar con un seguro vigente puede resultar mucho más caro que la prima anual del seguro en sí. Las multas por esta falta son, en muchos casos, sustanciales. Te pueden multar por tener el coche aparcado sin seguro con montos que varían ampliamente.

Estas cantidades oscilan entre los 600 y los 3.000 euros, dependiendo de factores como la repetición del delito, la ubicación del vehículo (si está en la vía pública o en un espacio privado), y el tipo de vehículo.

Por si fuera poco, en caso de un accidente o daño mientras el coche no está asegurado, los costes de reparación o compensación saldrían directamente del bolsillo del dueño. En el peor de los escenarios, podrías encontrarte no solo pagando una multa, sino también los daños a terceros y a tu propio vehículo.

Otras posibles sanciones

Pero las repercusiones no terminan con las sanciones económicas. Un coche sin seguro puede ser un verdadero problema administrativo. En muchas ciudades, la normativa permite que los vehículos sin seguro sean inmovilizados.

Esto significa que, además de enfrentar la multa, el coche puede ser remolcado y llevado al depósito municipal. Rescatar un coche del depósito implica pagar tasas y, a menudo, gastos de remolcado. Y si piensas que esto es algo que raramente ocurre, te sorprendería saber que cada año, miles de vehículos son retirados de las calles por esta razón.

¿Qué hacer si tu coche no está en uso?

No es raro que, por diversas razones, un vehículo se mantenga estacionado por largos periodos. Tal vez estés considerando venderlo, o quizás está esperando una reparación. En estos casos, no es necesario contar con un seguro completo, pero sí con una cobertura básica.

Afortunadamente, las aseguradoras han desarrollado productos específicos para estas situaciones: los llamados seguros de «garaje» o coberturas mínimas. Estas pólizas suelen ser más asequibles que los seguros tradicionales y están diseñadas específicamente para vehículos en desuso.

No solo cumplen con la legalidad, sino que también proporcionan una tranquilidad esencial. Recuerda, es mejor prevenir y estar cubierto que enfrentar sanciones que pueden afectar gravemente tu economía.


Conclusión

Mantener nuestro coche asegurado no solo es una cuestión de responsabilidad hacia terceros sino también una obligación legal. Incluso si pensamos que no hay riesgos al tenerlo parado, es esencial recordar que te pueden multar por tener el coche aparcado sin seguro.

Así que, si quieres evitar sanciones, asegúrate de tener siempre una póliza vigente, adecuada a tus necesidades y al uso que le das a tu vehículo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad